Saltar al contenido

Coronilla a San Miguel Arcángel

La coronilla a San Miguel de Arcángel es un conjunto de oraciones empleadas para solicitar a los coros celestiales la ayuda necesaria en los momentos de angustia.

Esta Coronilla a San Miguel Arcángel se puede realizar con un rosario común pero, en su forma tradicional y para obtener una mayor seguridad en la petición, existen algunos rosarios de colores verde o amarillo que se caracterizan por ser especiales para realizar peticiones al arcángel.

Estos también poseen una medalla con la silueta del Arcángel repujada.

La coronilla y oración a San Miguel Arcángel comenzó a realizarse en Portugal, cuando Antonia D’Astonaco, una sierva fiel de Dios, tuvo una revelación del Arcángel Miguel.

El Arcángel le pidió que se hiciesen nueve salutaciones, una para cada coro de ángeles del Reino de los Cielos.

Desde entonces, la Coronilla de San Miguel ha tenido pocas modificaciones, por lo que el poder de su oración se ha mantenido lo más intacto posible.

[Leer más: Oración a San Miguel Arcángel ]

La Coronilla a San Miguel Arcángel y el rosario de los Ángeles

coronilla a san miguel de arcángel

Para realizar esta coronilla a San Miguel Arcángel se debe comenzar de la siguiente manera:

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dios mío, ven en mi auxilio. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu santo. Amén

Aquí se debe añadir la petición, la cual puede ser en voz alta o en voz baja. Incluso con mantener la petición en tu mente, se logra la comunión con los ángeles.

Luego de realizar esta apertura, se comienza a orar por cada una de las piezas del Rosario, lo siguiente:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Serafines, que Dios Nuestro Señor prepare nuestras almas para así recibir dignamente en nuestros corazones, el fuego de la Caridad Perfecta. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padrenuestro y tres Avemaría.

Luego se recita, de nuevo con las piezas del Rosario:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Querubines, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de abandonar los caminos del pecado y seguir el camino de la Perfección Cristiana. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padrenuestro y tres Avemaría.

Se comienza el rezo hacia el tercer coro:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Tronos, que Dios Nuestro Señor derrame en nuestros corazones, el verdadero y sincero espíritu de humildad. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padre Nuestro y tres Avemaría.

Se inicia el rezo hacia el cuarto coro:

 Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de Potestades, que Dios Nuestro señor nos conceda la gracia de controlar nuestros sentidos y así dominar nuestras pasiones. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padrenuestro y tres Avemaría.

Se inicia la quinta solicitud:

 Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de Dominaciones, que Dios Nuestro Señor proteja nuestras almas contra las asechanzas del demonio. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padre Nuestro y tres Avemaría.

Se procede con el sexto rezo:

Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de las Virtudes, que Dios nuestro señor nos conserve de todo mal y no nos deje caer en la tentación. Amén.

 Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padre Nuestro y tres Avemaría.

El séptimo rezo:

 Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Principados, que Dios nuestro señor se digne llenar nuestras almas con el verdadero espíritu de obediencia. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padre Nuestro y tres Avemaría.

Se recita el octavo rezo:

 Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Arcángeles, que Dios nuestro señor nos conceda la gracia de la perseverancia final en la fe, y en las buenas obras, y así nos lleve a la Gloria del Paraíso. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padrenuestro y tres Avemaría.

Último y noveno rezo:

 Por la intercesión de San Miguel y el Coro Celestial de los Ángeles, que Dios Nuestro Señor nos conceda la gracia de ser protegidos por ellos durante esta vida mortal, y nos guíen a la Gloria Eterna. Amén.

Al terminar de recitar esta frase, se debe rezar un Padrenuestro y tres Avemaría.

Luego se cierra el Rosario ofreciendo una oración en honor a cada uno de ellos, de la siguiente manera.

Se debe rezar:

  • Un Padre Nuestro a San Miguel.
  • Un Padre Nuestro a San Gabriel.
  • Un Padre Nuestro a San Rafael.
  • Un Padre Nuestro al Ángel de la Guarda.

Además, se debe añadir al finalizar:

Glorioso Príncipe San Miguel, Jefe Principal de la Milicia Celestial, Guardián fidelísimo de las almas, Vencedor eficaz de los espíritus rebeldes, fiel Servidor en el Palacio del Rey Divino.

Eres nuestro admirable guía y conductor.

Tú brillas con excelente resplandor y con virtud sobrehumana, libradnos de todo mal. Con plena confianza recurrimos a ti.

Asístenos con tu afable protección para que seamos más y más fieles al servicio de Dios todos los días de nuestra vida.
Ruega por nosotros, Glorioso San Miguel,

Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor.

Omnipotente y Eterno Dios, los adoramos y bendecimos.

En vuestra maravillosa bondad, y con el misericordioso deseo de salvar las almas del género humano, habéis escogido al Glorioso Arcángel, San Miguel, como Príncipe de Vuestra Iglesia.
Humildemente les suplicamos, Padre Celestial, que nos libres de nuestros enemigos. En la hora de la muerte, no permitas que ningún espíritu maligno se nos acerque, para perjudicar nuestras almas.

Oh Dios y Señor Nuestro, guiadnos por medio de este mismo Arcángel.

Envíale a que nos conduzca a la Presencia de tu Excelsa y divina Majestad.

Te lo pedimos por los méritos de Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

De esta manera fue revelada la Coronilla a la sierva Antonia D’Astonaco, quien también dejó registrado que, quienes pidieran con fe todos los días, exactamente de esta forma, serían merecedores de las siguientes bendiciones:

  • Un Ángel de cada Coro Angelical acompañará a sus devotos durante la comunión.
  • Su presencia divina estará en forma continua en su vida y después de su muerte.
  • Será acompañado de los ángeles, parientes y familiares y se librará en el purgatorio.

Así que, si deseas hacer tu petición al Arcángel Miguel, sólo mantén tu fe puesta en él y asegúrate de realizar la Coronilla a San miguel arcángel en el orden correcto.

De esa forma tu petición será atendida y lograrás una mejor comunión con San Miguel.

 

 

 

 

0/5 (0 Reviews)